domingo, 21 de abril de 2013

De nadie

Colette estaba muy pensativa esa mañana, no sabía si era lo correcto decir lo que iba a decir, pensar lo que estaba pensando o hacer lo que estaba a punto de hacer... Eso que estaba pensando y torturando durante mucho tiempo estaba volviéndola loca.
-Respira, Colette.- se decía a sí misma- esto será breve.
salió de su salón de clases y caminó hasta el pasillo de atrás, con el corazón palpitando a fuertemente contra sus costillas y su entrecortada respiración, olvidó por un segundo lo que tanto había pensado. Al ver la sonrisa de su hermano del alma, su niño, su mejor amigo sonrió inmediatamente, pero luego recordó lo que tenía que decir y continuó caminando.
-¡Coli!- dijo Lucca- ¿cómo has estado?, amiga. Tanto tiempo sin verte.
Colette sólo sonrió y le dió un abrazo.
-Tengo algo que necesito decirte.- susurró Colette en el pecho de su amigo.
-¿Qué sucede Colette?- Lucca la alejó un poco para ver su rostro.
-Ya no quiero ser tu mejor amiga-susurró Colette.
Lucca abrió los ojos un poco y luego frunció el ceño.
-¿De qué hablas?- su voz sonaba amarga- Qué es lo que te sucedió ahora para que vengas con eso, Colette. Explícame porque no puedo entenderte.
- Lucca, tú sabes que eres la mejor persona que conozco, y mereces sólo lo mejor... Yo no puedo ofrecerte más nada de lo que soy, porque ya no soy nada ni nadie. Estoy consumida en mi propia amargura y yo no quiero que esa parte mía se quede contigo.
-¡Pero por Dios, Colette. ¿De que rayos estás hablando?- le suplicó Lucca.
-Mira, tu tienes una novia, que es muy linda persona, cuídala, quiérela  cásate con ella si es posible. Y lo más importante, que sea ella tu mejor amiga, olvídate de mí, de todos los momentos, de todas las cosas,  sólo déjalo y sé feliz... Yo ya me perdí en la tiniebla de la infelicidad y no quiero que tú sufras lo mismo.
-Colette, por Dios no digas eso, sabes que tomaré por completo tu palabra.- dijo Lucca exasperado.
-Y así quiero que sea.-suspiró la muchacha-yo ya ni siquiera tengo tiempo para mí misma, tampoco lo tendré para nadie más. Y tú... tú  siempre estás ocupado y la verdad no quiero molestarte más...
-Siempre me dices eso, no me molestas, en cambio me ayudas siempre, yo siempre te he..
-Basta- susurró Colette- no quiero hablar más contigo, ya dije lo que debía decirte Lucca Stinolli, ya basta de hablar.
-Deja de decir eso, Colette Britton, deja de decirlo y reacciona. ¿quieres que pase más tiempo contigo y ver cómo lo solucionamos, como te sacamos de esa cosa tenebrosa en donde estás? Esta bien, lo haremos, así tenga que dejar de pasar tanto tiempo con Missy. Tu sabes que yo... yo te elegiría sobre cualquier persona porque tu estás cuando yo...
-No- Colette lo miró.- Yo no quiero ser la elección de nadie.- Colette caminó por el pasillo
-Pero...- dijo Lucca. Colette se voltea y dice.
- No quiero ser la elección de nadie porque no soy la opción de nadie... ¿entendido? De nadie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada